LA “DESERTIFICACIÓN “AVANZA EN EL CAMPO MEXICANO

Publicado: 2017-03-01

Autor: Dra. Matilde Borroto Pérez, Miembro Roster Experto CLCD, ONU y Asesora Técnica del CEN COCYP

La Central de Organizaciones Campesinas y Populares enfrenta un nuevo reto en el apoyo al sector productivo de la organización y es la introducción de la ciencia y la técnica en el quehacer agrícola de los productores con énfasis de los ubicados en “minifundios”, quedando establecido que el gran salto productivo del país ha de provenir en gran medida de la elevación productiva de este sector de productores. Estudios llevados a cabo por la academia mexicana (CP, Universidades, especialistas de FAO, de la ONU, internacionales Borroto, et al, etc) plantean que existe en el país el avance de un proceso degradante de los ecosistemas productivos: ”la desertificación” que se extiende ya en el 60% del territorio mexicano, donde el factor antrópico degradante supera un 45% del área afectada. Queda claro que para abordar la Lucha contra la Desertificación requerimos tener claro cuál es el concepto que la clasifica. El concepto “desertificación” según la Convención de Lucha contra la desertificación de la ONU (l994) expone : “ Desertificación es la degradación de los suelos y/o tierras que ocurre en los agroecosistemas en condiciones climáticas de aridez, semiáridez y subhúmedo seco, cuyo origen es natural o antrópico ( uso inadecuado de las prácticas agrícolas)”. En extensas regiones del país las condiciones naturales para su desarrollo son evidentes debido a los cambios climáticos, sobre todo en esta última década, donde surgen eventos de sequía prolongados, lluvias de alto régimen que lava nuestros suelos, lo que trae consigo que las fechas de siembra de los cultivos de temporal sea necesario ajustarlas al inicio de la época de lluvia ( que ha variado en fecha de inicio), se requiera cosecha de lluvias para apaliar los efectos de los eventos de sequía recurrentes, se haga necesario el cambio de germoplasmas adaptados a estas condiciones climáticas, entre otras medidas a tomar, que incluyen “apoyos científicos y Transferencias Tecnológicas" . La presencia del factor antrópico negativo queda evidenciado en el uso indiscriminado de los suelos y la sobreexplotación de las áreas en buscas de elevar los niveles productivos, que se ha llevado a cabo, lo que unido a los efectos de los cambios climáticos, ha aumentado la degradación de los suelos y/o tierras de cultivo, situadas en diferentes condiciones climáticas y tipo de suelos existentes, observándose baja productividad y afectación en los rendimientos agrícolas lo que pone de manifiesto el avance de los procesos de degradación y/o desertificación en el país. Entre esas prácticas inadecuadas ha sido la sobreexplotación, la tala indiscriminada de bosques, el uso y abuso de agroquímicos, ausencia de fertilizaciones orgánicas y utilización de aguas de riego en algunos casos de mala calidad que propende a la presencia de agroecosistemas salinos y/o sódicos en determinados estados de la república que son parte de las causas y efectos del avance de la degradación física, química y biológica que tenemos hoy.