El Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP), Una traición a México.

Publicado: 2017-03-01

Autor: José Socorro Jacobo Femat, Presidente Nacional de la COCYP

Una vez más, el gobierno que encabeza el Presidente Enrique Peña Nieto, con sus incondicionales del Congreso de la Unión busca la aprobación de un nuevo Acuerdo de Libre Comercio, más agresivo y totalmente contrario a las necesidades e intereses de los mexicanos. Sin más argumento de fuerza que no sea la misma fraseología mentirosa que ya han esgrimido en otras ocasiones, primero para vender la idea de que el Tratado de Libre Comercio con América del Norte (TLCAN) traería bienestar y aseguraron que traería numerosos beneficios para los mexicanos, que formaríamos parte de la economía más grande del mundo. Pero nunca señalaron que sería a cambio de convertirnos en esclavos, mujeres y hombres sin derechos sociales, y políticos, sin futuro. Nunca informaron que aceptar el TLCAN, sería a cambio de entregar a las empresas extranjeras nuestra industria, la agricultura y los servicios. Nunca señalaron que se desmantelaría por completo nuestra economía, el comercio, la educación, la investigación y las finanzas nacionales. La misma fraseología mentirosa se ha repitió a cada momento para imponer las reformas estructurales a la Constitución Nacional, para facilitar la entrada de las empresas multinacionales en todas las esferas de la vida económica, financiera, comercial, social, cultural, laboral, ambiental, educativa, de salud de los mexicanos. Para facilitar la entrega del territorio con sus recursos naturales, minerales, energéticos, y sobre todo, que entregaríamos también nuestra soberanía nacional. Que confianza merece Enrique Peña Nieto, cuando negocia en los obscurito y firma el Acuerdo Transpacífico a espaldas de los mexicanos y lo presenta al Senado de la República solo para su ratificación, cuando en la firma del mismo aceptó su aplicación, con solo el consenso de las economías más fuertes de este grupo de naciones. Que confianza merecen los senadores de la República, cuando en numerosas ocasiones, ya dieron la espalda al pueblo, al aprobar las contra-reformas a la Constitución, cuando ya demostraron una y otra ocasión estar al servicio de empresas multinacionales y de potencias imperiales. El llamado “Acuerdo de Asociación Transpacífico TPP” firmado el mes de Octubre de 2015, entre representantes de 12 naciones (EU, Canadá, México, Colombia, Panamá, Perú, Chile, Japón, Vietnam, Tailandia, Australia y Nueva Zelanda ), es un acuerdo que compromete el futuro de nuestra sociedad, el desarrollo soberano e independiente de México, y compromete nuestro desarrollo al futuro de las grandes corporaciones económicas del mundo, no solo eso, también compromete la estabilidad económica de los pueblos a la estabilidad financiera de las mismas corporaciones multinacionales. El TPP es un acuerdo comercial que elimina todas las barreras arancelarias al libre comercio internacional, elimina leyes e iniciativas en materia de desarrollo nacional integral y somete la soberanía territorial, alimentaria, económica, cultural, ambiental y política al interés de las grandes multinacionales, mismas que garantizan con este tratado su hegemonía mundial por encima del interés nacional. La experiencia que hemos vivido los mexicanos durante los últimos 30 años de gobiernos neoliberales con la firma de tratados internacionales de libre comercio, demuestra que nos han hundido en la miseria, la violencia, corrupción, desconfianza y desilusión. En estos años hemos perdido la mayoría de los derechos sociales y ciudadanos que en su momento fueron producto de luchas intensas de nuestros antepasados. Hoy con el gobierno que tenemos, muchos ciudadanos han perdido la esperanza de mejorar su condición de bienestar y no tienen certidumbre de garantizar el futuro de sus hijos. Hoy la violencia, orquestada desde el gobierno, recorre el país, manteniendo como rehén a millones de familias de regiones enteras del país. La violencia crece bajo la mirada y acción protectora de funcionarios públicos que poco o nada hacen para frenarla, porque de ella viven, con ella se enriquecen, con esa violencia gobiernan, con ella eliminan periodistas y ciudadanos inconformes con el modelo. Con base en los cambios legislativos, este puñado de políticos corruptos venden la patria por pedazos al mejor postor, solo veamos cómo han venido concesionando el 60% del territorio a las empresas mineras, energéticas, petroleras, turísticas, financieras, comerciales e industriales. La firma de estos acuerdo internacionales obliga a México permitir el paso de militares y policías de otras naciones, que recorren nuestro territorio, realizando labores de inteligencia y de asesoría a nuestras instituciones armadas. Permite que directores y funcionarios de organismos multinacionales del Banco Mundial, la FAO, BID, OCDE, OMC y otros, intervengan y definan las políticas nacionales de desarrollo en todos los órdenes de la vida del país. En conclusión, los resultados están a la vista, los tratados de libre comercio han dejado a México; cero crecimiento económico en los últimos 30 años, desmantelamiento de la planta productiva nacional, mayor desempleo, reducción del salario familiar y pérdida del poder adquisitivo, eliminación de verdaderos programas sociales, eliminación de los programas de fomento económico regional y nacional, mayor dependencia alimentaria, tecnológica, comercial y financiera, mayor explotación laboral, corrupción desenfrenada en todos los niveles de gobierno, injusticia, violencia e impunidad. Un pueblo con hambre, sin educación y sin rumbo claro es lo que vemos en cualquier horizonte del territorio El ATP es un complemento de la estrategia de Estados Unidos y de las grandes empresas para terminar por desmantelar las políticas públicas de apoyo a los pequeños productores rurales y acabar con las pequeñas y medianas empresas nacionales, en el marco de los objetivos de la Organización Mundial de Comercio y para someter el destino de México y los mexicanos. Con la firma de este acuerdo internacional, el futuro del campo mexicano está marcado por la desaparición de ejidos, comunidades y pequeños propietarios rurales, como espacios de desarrollo productivo social, para ser convertidos en asentamientos humanos, de gente desposeída de sus tierras y recursos. Los campesinos serán sometidos a la miseria, a la explotación capitalista depredadora que representa la ambición del dinero, que es la verdadera esencia de los acuerdos de libre comercio, TLCAN o TPP. La desregulación o perdida de derechos sociales y ambientales de los mexicanos han traído como consecuencias una alta deforestación de montes, bosques y playas, la devastación de cerros y tierras de cultivo, así como la afectación ambiental que genera el cambio climático y daños a la salud de la mayoría de la población de México y el mundo. ¿Que esperamos para reaccionar?, ¿vamos a permitir que nos impongan otro tratado internacional a los mexicanos?, ¿vamos a permitir que sigan entregando los recursos y capacidades de nuestra nación a las corporaciones multinacionales de los países imperiales? Compañeras y compañeros, este es el inicio de una acción ciudadana nacional organizada por recuperar la patria, por recuperar la nación, por recuperar México, por recuperar la esperanza y la confianza en nosotros mismos, nadie vendrá a salvarnos, si no lo hacemos nosotros mismos. Cada día es importante, en este propósito por recuperar la Nación. La condición básica para recuperar la Patria es; Crear la Unidad Consciente y Organizada más grande que se haya visto en el país. Más allá de diferencias momentáneas o protagonismos innecesarios, la tarea es todos nosotros, de todos aquellos que creemos en un México soberano con desarrollo y bienestar para todos. La unidad nos hace falta para recuperar la Nación. La unidad se basa en la confianza, y la confianza se hace necesaria para cimentar el camino de la certidumbre, para alcanzar la unidad nacional con desarrollo y bienestar. Caminemos juntos para recuperar la patria. FUERA POLÍTICOS CORRUPTOS DEL GOBIERNO, MEXICO ES MEJOR SIN TPP, ¡VIVA MEXICO!